Universidad Nebrija Centro Colaborador de la Universidad Nebrija

Blog

ODS4 por una educación de calidad

ODS4 por una educación de calidad
Conseguir una educación de calidad en todos los lugares del mundo es uno de los objetivos de desarrollo pendientes que tiene la sociedad en este milenio

La educación de calidad y global es uno de los puntos pendientes que tiene la sociedad actual. Por eso, se ha planteado esta área como uno de los objetivos de desarrollo sostenible para el milenio en el que nos encontramos. En la actualidad, hay muchas partes del mundo que no pueden disfrutar de una educación con unos estándares mínimos o bien otras en las que, a pesar de haberlos, hay un abandono escolar importante.

Por tanto, este es un tema que preocupa a la sociedad y a los expertos, que han decidido catalogarlo como uno de los objetivos que todavía no se ha cumplido en el mundo y en el que se trabajará para avanzar este milenio. Se trata de un objetivo ambicioso y, aunque no se consiga progresar tanto como inicialmente se desee, la idea esencial es lograr cambios importantes y significativos.

Los objetivos de desarrollo sostenible para este milenio

A pesar de que el nuevo milenio dio comienzo hace ya unos años, no fue hasta septiembre de 2015 cuando una cumbre de expertos decidió establecer los objetivos de desarrollo sostenible. Estos son una serie de metas globales con las que se pretenden resolver algunos de los problemas más importantes del mundo actual. En total, hablamos de 17 objetivos, si bien todos ellos trabajarían para conseguir erradicar la pobreza, conseguir un planeta medioambientalmente sostenible y permitir que la prosperidad esté al alcance de todos.

Los objetivos que se establecieron se abrevian generalmente como ODS (Objetivo de Desarrollo Sostenible) seguido del número que se le ha asignado a cada uno de ellos. A continuación, aparecen detallados:

  1. Fin de la pobreza.
  2. Hambre cero.
  3. Salud y bienestar.
  4. Educación de calidad.
  5. Igualdad de género.
  6. Agua limpia y saneamiento.
  7. Energía asequible y no contaminante.
  8. Trabajo decente y crecimiento económico.
  9. Industria, innovación e infraestructura.
  10. Reducción de las desigualdades.
  11. Ciudades y comunidades sostenibles.
  12. Producción y consumo responsables.
  13. Acción por el clima.
  14. Vida submarina.
  15. Vida de ecosistemas terrestres
  16. Paz, justicia e instituciones sólidas.
  17. Alianzas para lograr los objetivos.

Aunque pueda parecer que estos objetivos están encaminados hacia países menos desarrollados y España o la Unión Europea no tengan cabida en ellos, lo cierto es que esto no es más que una imagen equivocada de la realidad. Los países considerados como desarrollados también se encuentran muy lejos de estos 17 puntos de desarrollo en los que hay que trabajar este milenio.

De ahora en adelante, nos referiremos al ODS4, que habla de la educación de calidad, e intentaremos desgranar cuáles son los principales impedimentos que nos alejan de ella y qué se puede hacer para mejorar en este camino.

Educación de calidad: el ODS4

Hasta ahora se ha hablado en todo momento de objetivos del milenio, siendo un plazo excesivamente largo para comenzar a mejorar la educación. Es por eso que en la cumbre llevada a cabo en 2015 también se establecieron las bases para un Marco de Acción para la Educación 2030, fijando ciertos aspectos que ya debían notarse para esta fecha.

En el Marco de Acción para la Educación de 2030 se establece de forma más detallada cuál es el ODS4: «Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos”. Además, se decidió que fuera la UNESCO la encargada de dirigir todas las acciones encaminadas a una mejora de la educación y, por tanto, coordina todas las tareas y cumbres celebradas en este sentido.

Además de detallar cuál era el objetivo general de desarrollo, también se establecieron 10 líneas de actuación para conseguirlo antes de 2030. En ellas se especifica cuáles son las prioridades de trabajo en las escuelas e instituciones para esta fecha límite, que se detallan a continuación:

  • Conseguir que los niños y niñas terminen tanto el ciclo de primaria como de secundaria (que ha de ofertarse de forma gratuita) y adquieran los conocimientos que se trabajan en estos.
  • Poner a disposición de las familias servicios de atención primaria y de preescolar, para conseguir que la educación en niveles posteriores sea más efectiva.
  • Perseguir la igualdad de género para la formación universitaria y técnica de hombres y mujeres.
  • Trabajar para que haya más personas formadas con competencias que se buscan en las áreas de trabajo y que estas opten a unos empleos de calidad.
  • Erradicar desigualdades de todo tipo (género, discapacidad, origen y grupos de vulnerabilidad) para el acceso y la educación posterior.
  • Buscar mejorar sustancialmente el porcentaje de adultos capaces de desarrollar competencias básicas de aritmética y lectoescritura.
  • Educar a todos los niños y adultos que se encuentran escolarizados para que sean conscientes de los objetivos de desarrollo y trabajen para ellos.
  • Por otro lado, hay que mejorar también ciertos aspectos que tienen que ver más con las políticas y la distribución que cada país hace de su partida monetaria:
  • Mejorar y ampliar las instalaciones escolares, buscando siempre la inclusión de todos los grupos.
  • Ampliar el número de becas en todo el mundo, especialmente en países más subdesarrollados, para permitir el acceso a enseñanza superior no gratuita.
  • Garantizar la formación adecuada de profesores y maestros.

Problemas que ha de atajar la educación en la actualidad

Todos los objetivos que se han detallado anteriormente, buscan conseguir que algunos de los problemas más acuciantes en la escuela de países de todo el mundo se terminen lo antes posible.

Uno de los principales retos es conseguir acabar con la baja escolarización. Especialmente en los países menos desarrollados, la escolarización durante la etapa primaria es escasa y, en muchas ocasiones, el alumnado no acude al aula por ayudar a sus familias. Por eso, el trabajo conjunto de todos los objetivos (que también persiguen el desarrollo económico de todas las áreas y el empleo digno), posibilitará conseguir que los niños acudan regularmente a la escuela. Además, la concienciación de las familias acerca de la importancia de la educación puede ser otro punto a favor que ayude a la resolución de este problema. Por último, destacar que la mejora de las instalaciones y la accesibilidad a los centros escolares es primordial para que se puedan completar las etapas primaria y secundaria.

Por otro lado, encontramos el abandono escolar prematuro. Este aspecto no solo afecta a países en vías de desarrollo, sino que también está presente en otros que ya se consideran desarrollados, como España. En algunos casos, se debe a una motivación inexistente o bien a unos programas de formación no adecuados ni interesantes para el alumnado.

En relación con este punto anterior, otro de los temas pendientes es conseguir mejorar la calidad de la formación. Para ello, hay que buscar materiales más atractivos para el profesor y el alumno, unas instalaciones que propicien la enseñanza y un estudio constante del entorno, para conseguir estar siempre avanzando a la par que lo hace el planeta y con metodologías innovadoras.

Una de las herramientas que puede ayudar enormemente en este aspecto es la tecnología. Las TIC son una de las claves para mejorar en estos tres problemas que se han de atajar para conseguir una educación de calidad. Además de resultar atractivas para el alumnado, se han desarrollado plataformas virtuales que le permiten estar en contacto con la educación en todo momento. Por otra parte, en caso de no encontrarse en un lugar accesible a la educación, estas plataformas la acercan a cualquier parte del mundo que esté tecnológicamente conectado.

Normativas relacionadas

Todo lo comentado hasta ahora está recogido en una serie de normativas de aplicación tanto europea como internacional, donde se indica cómo proceder para mejorar gran parte de estos aspectos. Así, existen casi medio centenar de normas técnicas desarrolladas para la mejora de la educación, de las que detallaremos algunas de las más importantes.

  • La Norma UNE EN 21001 se dedica a las organizaciones educativas, estableciendo sistemas eficaces de gestión en la educación y también se refiere a los requisitos para su uso.
  • Por otro lado, se encuentra la Norma UNE 17240, que detalla cómo ha de llevarse a cabo la gestión de las escuelas infantiles, especificando cómo han de ser las instalaciones, el equipamiento, la higiene, la seguridad, los recursos humanos…
  • Por último, destacar también dos normas relacionadas con las TIC y la competencia digital. La primera es la UNE 66181, que se encarga de detallar cómo ha de ser una formación virtual de calidad y la segunda es la UNE 71302, que se encarga de establecer cómo desarrollar los materiales educativos de carácter digital.

En definitiva, la educación de calidad (catalogada como el ODS4 de este milenio) es una de las principales preocupaciones que hay en el mundo actualmente. Si este objetivo se consigue, la protección de nuestro planeta, la pobreza y las oportunidades, serían similares para todos los seres humanos. Por ello, trabajar en educación implica trabajar en una mejora directa del mundo en el que nos encontramos. Para ello, hay que conseguir que los programas formativos en todas las partes del mundo sean significativos y eficaces, pero eso no es suficiente. También resulta extremadamente importante trabajar en contra del abandono escolar prematuro, para conseguir que todo el mundo posea unos conocimientos mínimos e indispensables para desarrollarse como persona. Si esto se consigue, la huella que dejará este cambio en nuestro planeta será tremendamente notable y positiva.